HARA

Vivimos en un mundo que avanza a gran velocidad y con mucho ruido. Los avances tecnológicos facilitan muchos aspectos de nuestra vida. En esta sociedad del tiempo libre descubrimos que nadie tiene tiempo…
Estas circunstancias y muchas más han provocado en la sociedad y en las personas una necesidad de detenerse y ver qué ocurre en el interior de las situaciones y de las personas.
Desde La Salle pensamos que, ya desde la escuela, tenemos que dar respuestas al momento que vivimos y a las situaciones venideras. En la actualidad hay voces que nos llaman a una seria reflexión sobre el tipo de educación que se da en nuestra sociedad.

¿Que es lo que buscamos?

Los encuentros entre la ciencia educativa y la contemplación (como el Congreso de Washington), las aportaciones de la inteligencia emocional de Daniel Goleman, la acción educativa cotidiana y nuestra experiencia como educadores nos animan a plantearnos retos de presente y de futuro.

Nos gustaría, con ilusión, ayudar a alumnos, educadores, personal de administración y servicios y familias a desarrollar la competencia de aprender a:

· Ser cada vez más reflexivos.
· Optar con criterios éticos.
· Leer la realidad desde un plano más allá de lo anecdótico.
· Ganar en dimensión simbólica.
· Ser capaces de integrar el silencio en nuestras visas, de manera que podamos abrirnos a la alteridad y a la transcendencia.
· Cultivar una interioridad que nos mueva al compromiso.

En este viaje cuidaremos:

 

El trabajo corporal

El trabajo de las distintas técnicas corporales nos permite tomar conciencia de lo más íntimo de nosotros mismos, nos posibilita vivir con más serenidad en el “aquí y el ahora”, nos concede la oportunidad de comunicarnos con mayor calidez y calidad con cuantos nos rodean y, sobre todo, nos facilita el encuentro con el yo profundo donde se producen los diálogos más significativos y transcendentales del ser humano.

La integración emocional

Aprender a expresar nuestros sentimientos, nuestras emociones; aprender a compartir nuestras dudas, nuestros miedos; valorar nuestras potencialidades, aceptar nuestras carencias… serán algunos de los aspectos a trabajar en este apartado.

Apertura a la transcendencia

Partiendo de la experiencia interior generada a través de dinámicas, experiencias de silencio, admiración estética, cultivo de la actitud de agradecimiento, curiosidad, misterio, ejercicios sencillos de iniciación a la meditación.. se intenta conducir al alumno hacia la apertura a la transcendencia.

Cómo queremos hacerlo

Integrando todo esto en lo que hacemos habitualmente. Dos sesiones al mes en diferentes materias educativas. Desde los 4 a los 18 años. Posibilitando que diferentes profesores lleven adelante el plan.