El 2024 marca un año especial para los alumnos de 4º de la ESO de La Salle Arucas. Con la orla como testigo, se cierra un capítulo significativo en la vida escolar de nuestros estudiantes. Es un momento de reflexión, de recuerdos compartidos y de expectativas hacia un futuro aún por descubrir.

La orla es una cápsula del tiempo que captura risas, desafíos superados y amistades forjadas en los pasillos y aulas de nuestro colegio. Cada rostro tiene una historia que contar, una anécdota especial que refleja el crecimiento y la evolución de cada alumno. Estos años han sido una travesía llena de aprendizajes no solo académicos, sino también personales.

En La Salle Arucas, siempre hemos puesto un énfasis especial en insuflar valores sólidos que sirvan de brújula en la vida. El respeto, la empatía, la responsabilidad y la solidaridad son pilares fundamentales que hemos trabajado juntos, día tras día. Esto no solo ha creado un ambiente escolar armonioso, sino que también ha preparado a nuestros estudiantes para enfrentar el mundo con confianza e integridad. El futuro es, sin duda, un camino incierto. Sin embargo, los alumnos de La Salle Arucas llevan consigo un equipaje repleto de conocimientos, experiencias y valores que los guiarán en sus próximas etapas.

Queridos alumnos de 4º de la ESO, este es sólo el comienzo. Las despedidas siempre traen consigo un matiz de melancolía, pero también de emoción por lo que está por venir. Recuerden que, aunque dejen atrás las paredes de La Salle Arucas, el espíritu de nuestro colegio siempre estará con ustedes. Las  enseñanzas que han recibido a lo largo de estos años son herramientas poderosas que les ayudarán a construir un futuro lleno de posibilidades.

La Salle Arucas siempre será su hogar, un lugar donde encontrarán una mano amiga y un corazón abierto.